Inicio > Nota de prensa > La temporada de sequía dejó el Ávila propenso a deslizamientos

La temporada de sequía dejó el Ávila propenso a deslizamientos

08:15 AM del 13 de Abril de 2010 |  El Nacional

Como el resto de los caraqueños, la botánica Argelia Silva desea que comiencen las lluvias para empezar la restauración del Ávila. Prefiere este término al de reforestación por la magnitud de los daños de los incendios. No obstante, advierte que el escenario ideal para la montaña es que las primeras lluvias sean moderadas.

En caso de ser fuertes, se podrían producir derrumbes y retrasar más el surgimiento de una nueva capa vegetal.

“Corremos el riesgo de que las fuertes precipitaciones generen deslizamientos importantes, que es lo que no queremos que ocurra. Pero puede suceder porque los suelos están desprovistos de vegetación”, expresó Silva, presidenta adjunta del Jardín Botánico.

Esto favorecería que el agua corra con libertad por las laderas y se lleve consigo las cenizas que han dejado los incendios. Aunque parezcan un triste despojo, esos restos son importantes para el surgimiento de nuevas plantas porque sirven como abono, al ser materia orgánica.

Edgar Yerena, investigador del Departamento de Estudios Ambientales de la Universidad Simón Bolívar, indicó que una vez que eliminan las cenizas, las lluvias pueden también erosionar el mantillo mineral, que es la capa del suelo más superficial.

“El hecho de que se lave y se erosione ese mantillo es desfavorable, porque hay nutrientes que le dan fertilidad a la plantas y no estarían disponibles para la vegetación que venga a recuperar la zona”, advirtió.

Silva indicó que los deslizamientos no necesariamente serán de grandes magnitudes, pero sí cree posible que descienda material erosionado a algunas partes de la Cota Mil, específicamente en las zonas quemadas cercanas a la vía.

Yerena considera más factible que la tierra se deslice hacia las quebradas del parque.

En todo caso, el principal reto en esta primera fase es sembrar especies gramíneas, que crezcan rápido y puedan volver a crear una capa vegetal.

“En la medida en que crezca la vegetación, descenderá el riesgo de que bajen los sedimentos”, explicó Silva.

Los especialistas también advirtieron que la reforestación en Caracas y sus cercanías no se debe limitar al Ávila.

Durante esta época de sequía también se produjeron incendios forestales en montañas de Caricuao, los Altos Mirandinos, Parque Nacional Macarao (entre Los Teques y El Junquito) y cerro El Volcán (entre El Hatillo y Baruta).

“Es importante incluso recordar otros puntos del Ávila, como la cara que da al eje Guarenas-Guatire, o la del litoral en zonas como Osma, La Sabana o Los Caracas, que tiene que ser reforestadas”, recordó el docente de la USB.

Ambos subrayaron que la reforestación debe acompañarse con el fortalecimiento del sistema de prevención incendios. Esto para mantener el cortafuego, tener los hidrantes en buen estado y consolidar un grupo de brigadistas especializados en los siniestros de tipo forestal

http://www.entornointeligente.com/resumen/resumen-completo.php?items=1028970

Anuncios
  1. Nereida
    27/04/2010 en 5:16 PM

    Sin embargo, la siembra de gramíneas no es la mejor solución.
    Todas las reforestaciones que se han hecho desde antes de la declartoria del PN El Ávila como parque Nacional han sido orientadas a sustituír las gramíneas por plantas de mayor porte, menos propensas a sufrir y propagar incendios en la época de sequía.
    ojo con eso.

    Nereida Guerra

  1. No trackbacks yet.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: