Inicio > Guardabosque USB, Información Ambiental > Los “bichos del vivero”, ¿amigos o enemigos?

Los “bichos del vivero”, ¿amigos o enemigos?

Muchos de nosotros hemos encontrado algunos animales cuando estamos trasplantando plantas o haciendo el cernido de la tierra, e incluso si vamos a nuestro jardín y excavamos un poco seguro encontramos algún bicho de tierra. Algunos de los voluntarios son lo suficientemente valientes para agarrar estos animales y colocarlos de vuelta en la tierra, otros menos osados gritan y repiten “Que asco!” y otros los matan creyendo que hacen algún tipo de daño a la planta. Lo cierto es que, cualquiera que sea la reacción, es necesario entender el papel que cumplen estos animales en nuestras plantas y así saber cual es la mejor manera de tratarlos. En resumen, este artículo es una iniciativa para invitar a todos los guardabosques que trabajamos en el vivero a ser un poco más curiosos y buscar información sobre esos bichos que aparecen, tomar fotos y publicarlas para que todos podamos contribuir en el conocimiento y tengamos una mejor idea de ¿Qué son? y ¿Qué hacen?…

Cetonia aurata o Amphimallon solstitialis

Este amigo lo podemos encontrar principalmente enterrado bajo tierra. Podría ser una larva de Cetonia aurata o de Amphimallon solstitialis, ambos son coleopteros en su estadío larval. Las larvas de ambas especies son muy parecidas y difícil de diferenciar. Se distinguen de las otras larvas de escarabajo por el color de la cabeza (más oscuro en estas) y el tamaño.

Una característica que nos permite distinguir entre Cetonia y Amphimallon es que la primera tiene el ano como una apertura transversal (Foto). Además, Cetonia mide alrededor de 3.5 cm de longitud, la otra mide 5 cm aprox. Cuando colocamos ambas larvas en una superficie plana Amphimallon intentará voltearse y arrastrarse usando sus patas delanteras; Cetonia en cambio se arrastrará lateralmente con su dorso, contrayendo y extendiendo su cuerpo.

También hay otras especies de escarabajo con larvas bastante más pequeñas que las que vimos anteriormente y una cabeza es de color más claro (Foto abajo). Podría ser una lava de Dorcus parallelipipedus o Lucanus cervus, o simplemente podrían pertenecer a la misma especie que las anteriores pero en un estadío más temprano. Al igual que las otras larvas se encuentran enterradas en el suelo e incluso en troncos muertos de árboles, madera podrida u hojarasca.

Dorcus parallelipipedus o Lucanus cervus

Algo curioso de estas larvas es que cuando las manipulamos podrían estresarse y en respuesta defensiva defecar en nuestra mano. No es tóxico lo que defecan ni nos hará daño, es tan solo una respuesta defensiva, como orinarse cuando te asustan. Ahora bien, lo interesante de estas larvas y lo que más nos atañe en guardabosques es su rol en la tierra, la pregunta básicamente es si son ¿amigos o enemigos?.

Algunas como Cetonia son beneficiosas para el compost, es decir, enriquecimiento del suelo. ¿Por qué? pues al igual que los gusanos de tierra ellas consumen y degradan componentes del suelo y los convierten en materia orgánica, por lo tanto están renovando constantemente la materia que enriquece el substrato. ¿Qué significa esto? pues no deberíamos matarlas si las encontráramos en nuestras pilas de suelo para sembrado ya que ellas están renovando los nutrientes de ese suelo, alternativamente podemos dejarlas en la pila de suelo, sin trasplantarlas a ningún macetero de planta.

Sin embargo… no todas las larvas de escarabajo son “amigos”. Algunas podemos considerarlas enemigas y con esto me refiero específicamente a las de Amphimallon solstitialis, que se desarrollan también bajo tierra, cerca de las raíces de las plantas. La larva se alimentan de las raíces nuevas y frescas causando un gran daño a la planta. ¿Qué podemos hacer entonces con ellas si encontramos alguna en nuestras plantas? Como la idea no es matar todo lo que no nos beneficie que encontremos a nuestro paso pues yo diría que la mejor solución NO es matarlas. Creo que podríamos simplemente retirarla de la raíz de nuestra planta y enterrarla cerca de otra planta salvaje fuera de nuestro vivero, esto sería suficiente para que ella se desarrolle y siga con vida sin afectar nuestras plantaciones.

Y si aún te preguntas ¿Por qué dejar vivo un bicho “tan feo”? entonces te explicaré que este estadio del insecto es tan solo uno de los primeros. Esta larva pasará un tiempo luciendo “fea” pero luego se convertirá progresivamente en un escarabajo, un insecto que muchos de nosotros hemos visto y nos hemos sorprendido por sus colores. Por ejemplo, la larva de Cetonia que mostramos anteriormente se convertirá en un escarabajo verde tornasol (Foto) que se alimenta de flores y además cumple una función muy importante al polinizar las especies de las cuales se alimenta.

Así que, como vemos, el rol de un insecto va mucho más allá de ser positivo o negativo para el hombre, “feo o bonito” para otros, es cuestión de reconocer que tienen un papel que cumplir en el ecosistema y nosotros no deberíamos ser un impedimento para que lo lograran. Así que a partir de ahora pensemos un poco más allá de lo que vemos y desarrollemos nuestra curiosidad por la naturaleza.

Alejandra Aponte

Anuncios
  1. Nereida
    23/04/2010 en 1:02 PM

    ¡Son los escarabajos de la Suerte!

  1. No trackbacks yet.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: