Inicio > Opinión > ¡Cuidado al reforestar! No plantemos sólo árboles

¡Cuidado al reforestar! No plantemos sólo árboles

bosque

Por Diego Díaz Martín / @DDiazMartin

Muchos esfuerzos de conservación ambiental están dirigidos sólo a plantar árboles, olvidando las condiciones originales de los ecosistemas a restaurar y su complejidad físico natural. Tan importante son los árboles como los arbustos, y más allá de ellos, el resto de los elementos vivos que conforman un hábitat natural.

Diversas organizaciones públicas y empresariales apoyan programas de reforestación a gran escala, emulando a organizaciones internacionales como la Unión Mundial para la Naturaleza. El mismo programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente está promoviendo el objetivo de plantar al menos mil millones de árboles en todo el mundo cada año.

Sin embargo, pese a sus nobles propósitos, muchas son las fallas de algunos programas de reforestación, no solo en Venezuela, sino en muchas partes del mundo. Por ejemplo, los terrenos seleccionados no son apropiadamente preparados o se utilizan especies que no siempre son propias del lugar de plantación. En algunos casos hasta se colocan árboles muy cerca unos de otros, el riego no siempre se asegura, y más allá de todo, se olvidan que es necesario estimular el desarrollo de otras plantas, dependiendo de las condiciones originales del hábitat y sus relaciones ecológicas.

A manera de ejemplo, ¿creen Uds. que es suficiente plantar árboles en el Ávila (Waraira Repano), para recuperar las zonas devastadas por los incendios?

A la hora de restaurar un ecosistema, es imprescindible estudiar su historia y evolución natural, apoyados de criterios biogeográficos, con estricta observancia de los principios de manejo y conservación, ampliamente utilizados y promovidos a nivel internacional. En ellos es vital considerar no solo la vocación de los suelos y sus hábitats, sino también las funciones ecosistémicas, sus procesos ecológicos esenciales, los servicios ambientales, y en general, su integridad natural.

Por ello me pregunto, a la hora de recuperar una zona boscosa, ¿alguien ha pensado en que además de árboles y arbustos, es importante cultivar e reintroducir orquídeas, helechos, bromelias, aráceas, palmeras y hasta frailejones, entre otras especies, dependiendo claro está, de si existían o no previamente en forma natural dentro del área?

La respuesta a la pregunta anterior seguramente es no, porque siempre solemos enfocarnos en los árboles, y no en el resto de los seres vegetales del bosque. Y peor aún, proponemos especies exóticas como el eucalipto y su nefasto efecto en El Ávila, o más reciente, impulsando la siembra de café en parques nacionales, como si se trataran de zonas agrícolas y no de áreas bajo estricto régimen de protección.

La rehabilitación de los ecosistemas degradados debe ser integral, con base técnica y científica, y una sólida planificación ambiental. De hecho, todos los programas de reintroducción deberían ser asesorados por expertos, quienes en coordinación con las autoridades técnicas, pueden orientar y acompañar las plantaciones, asegurando su sostenibilidad ecológica.

El desafío es grande y complejo, pero no imposible. Tengamos cuidado al reforestar. No plantemos solo árboles.

Publicado en: http://globovision.com/cuidado-al-reforestar-no-plantemos-solo-arboles/

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: